martes, 1 de diciembre de 2015

"DE POCA PALABRA"

Luchando y paseando mis caderas por un jardin de alegría buscamos con ahínco un rato para amarnos y tratamos de hallar un espacio para ello.
Las luces crepitan en la noche vislumbrando el escaso tráfico envuelto en un silencio fantasmagórico, cuán larga se hace la espera del amanecer.
Vi tu mirada y me devolvió la vida, escuche tus risas que me llenaban y tu palma de la mano acariciaba mis mejillas mientras besabas mis labios. El ardor que provocaban esos besos hacia que me subiera un rubor infantil, pero una fuerza superior a mi me inmovilizaba y rendida me dejé llevar por el sentímiento de placer que solo existía en mi mente.
Cerraré mis brazos para no soltarte nunca.
Tal vez siempre tuve mi amor guardado en un rincón, o tal vez no supieron encontrarlo y se perdieron en el laberinto mientras buscaban a la mujer de pocas palabras y fácil hacer.
Más no era yo, porque aún de poca palabra al final del camino se halla el regalo, lo más preciado, deseado y muchas veces no confesado....el amor. Como una herida incandescente voy sangrando día a día perdiendo la esperanza de soltar el lastre.
Tal vez todo sea inútil, tal vez no. Solo tengo que dejame llevar, llevar por ésta sensación extraña, dejarme amar.