jueves, 22 de octubre de 2015

SUEÑOS

Se abrió la puerta y el viento apagó las velas eclipsandome solo con tu presencia.
Está claro que no puedo sobrellevarlo.
Nosotros somos lo que jugabamos debajo de la mesa.
Nos quisimos desde la primera mirada.
En lo más profundo de la noche, cuando el reflejo de la luna en el lago sea lo único que vea...aprovecho la locura de amarte en silencio.
Sueño con el día que ambos echemos a volar cogidos de la mano.
Es una locura, si, pero una locura que me encanta.
Salen chispas de mis ojos cuando te veo, cuando tu hombro roza mi brazo.
Igual que un espigón se adentra en el océano entraste en mi, las gaviotas revoloteando fueron testigos del amor incondicional y del llanto vacio que libera mi alma solo con tenerte.