martes, 17 de noviembre de 2015

EL AMOR TE CIEGA

De repente me encuentro subida en la barandilla mirando al río, allá abajo el agua pasa a toda velocidad armando remolinos y arrastrando pequeñas ramas, así me siento yo, una rama dentro de un remolino. Trago saliva, una chispa de adrenalina inunda mi corazón que latía con fuerza con cada mirada hacia abajo. Miro hacía atrás, sola, me encuentro sola. No estás. No hay nadie. Por amor se hace cualquier cosa? y por desamor? Cerré los ojos y dí un pequeño salto al vacio dedicándote mi último pensamiento, porque sino puedo tenerte, no puedo seguir respirando.
El amor te ciega.